El 63% del alumnado español no comprende el inglés oral al finalizar la ESO.

El 63% del alumnado español no comprende el inglés oral al finalizar la Enseñanza Secundaria Obligatoria, según el Estudio Europeo de Competencia Lingüística (EECL), en el que han participado 14 países europeos. En España han realizado la prueba 7.651 alumnos de 4º ESO de 359 centros -Andalucía, Navarra y Canarias han ampliado la muestra para obtener resultados propios-.

El trabajo, presentados por el director general Evaluación y Cooperación Territorial, Alfonso González, y el director del Instituto Nacional de Evaluación Educativa, Isamael Sanz, sitúa a España en el puesto noveno, junto a Polonia, Portugal, y por delante de Francia e Inglaterra, pues esta última tiene como primer idioma el francés.

Los resultados del estudio se han dado como porcentajes de alumnos que alcanzan cada uno de los niveles del Marco Común Europeo de Referencia de las Lenguas. Así, en comprensión lectora, el 31% no alcanza el nivel A1, es decir, que no entiende un lenguaje sencillo, ni siquiera con ayuda; el 33%, sí llega a ese nivel; y el 13% sólo entiende expresiones sencillas para comunicarse sobre temas cotidianos (A2).

Por el contrario, alcanzan un nivel alto en comprensión oral el 24% de los estudiantes, la mitad puede manejarse con temas que le son familiares o en los que tiene un interés personal (B1) y la otra mitad lo hace de forma clara y eficaz en temas concretos y abstractos (B2).

En cuanto a la comprensión lectora, los alumnos españoles obtienen mejores resultados, aunque siguen siendo insuficientes, ya que más de la mitad, es decir, un 58%, no entiende lo que lee en inglés (Pre A1 y A1), el 12% sólo un lenguaje sencillo (A2). El 30% de alumnos restante alcanza los niveles B1 y B2 en este ámbito, con el 12% y el 18%, respectivamente.

En expresión escrita, el 14% no sabe usar un lenguaje muy sencillo (PreA1); el 31% puede usarlo, pero siempre con ayuda (A1); el 26% escribe utilizando un lenguaje sencillo para manejarse sobre temas cotidianos (A2); el 20% ya lo hace sobre asuntos que para él tienen un interés o le resultan familiares (B1); y sólo el 9% escribe de forma clara (B2).

Inglés y francés

España presenta unos datos poco entusiastas en el dominio del inglés ya que sólo un 27% de los jóvenes encuestados es competente. No ocurre lo mismo con el francés, donde el porcentaje sube al 28%.

Internet

Uno de los cambios más llamativos desde 2005 es que internet ha ampliado las competencias ‘pasivas’ de comprensión oral y lectora. El número que utiliza regularmente lenguas extranjeras en internet, gracias a las redes sociales, ha pasado del 26% al 36%.

EXTRACT FROM “EL MUNDO

Advertisements

El plurilingüímo en el sistema educativo español

El Gobierno vasco, mantiene un sistema de evaluación externa del programa piloto de educación trilingüe que desde hace dos años se ha implantado en colegios e institutos de la comunidad: este curso son 118 centros de primaria y secundaria. Esa evaluación quiere comprobar, precisamente, que no se ven afectados los aprendizajes de ninguna de las materias ni de ninguna de las lenguas, explica la viceconsejera de Educación, María Antonia Ozcariz.

El modelo vasco consiste en dar libertad a los centros a la hora de elegir cuántas asignaturas se dan en cada idioma (euskera, castellano e inglés), aunque marcando un mínimo de horas semanales para cada uno de ellos: seis. “Incluso, pueden elegir dar solo algunos contenidos de una materia en una lengua u otra”, explica Ozcariz.

La viceconsejera asegura que se han vencido algunas resistencias iniciales por parte de quienes pensaban que con el nuevo modelo saldría perjudicado el idioma más débil, en este caso, el euskera. Precisamente ese reproche es uno de los que se le hizo a la idea de trilingüismo impulsada por la Xunta de Galicia, aunque tampoco ha dejado contentos a los miembros de la plataforma que peleó en la comunidad porque sus hijos pudieran escolarizarse con el castellano como lengua vehicular principal.

Al final, el modelo ha quedado como una forma de equilibrar la enseñanza en castellano y en gallego, con introducción de la lengua extranjera en aquellos centros que se apunten al plan de plurilingüismo (110) o bilingüismo (1.800 secciones, que no colegios). En los primeros se ofrecen más horas en inglés y cuentan siempre con auxiliares de conversación, explica una portavoz de la Consejería de Educación. Como en el caso vasco, los centros tienen margen, aunque menor, para repartir las horas en cada idioma.

El Gobierno de la Comunidad Valenciana también ha anunciado que abrazará un modelo similar, y en esta autonomía, quizá más que en ninguna otra por sus graves problemas de endeudamiento, sale a flote otra de las dificultades de un modelo trilingüe: los medios que hacen falta para que funcione. Si en distintas comunidades ya se ha puesto en cuestión el modelo de los centros bilingües públicos por la falta de medios y, sobre todo, de preparación lingüística de los docentes, con un modelo multilingüe las dificultades se multiplican.

En Galicia, una portavoz de la consejería admite mayor inversión en auxiliares de conversación: “Hay cuatro veces más que en el curso 2008-2009”, dice. En País Vasco, la viceconsejera de Educación María Antonia Ozcariz explica que se ha dado “un credito horario moderado” a los profesores (menos carga de clases) y se ha multiplicado por dos el gasto en formación en lenguas extranjeras. La formación docente es la clave, asegura: “No solo en la lengua extranjera, sino, sobre todo, en metodología para poder enseñar bien utilizando una segunda lengua”.

Pero aún hay otro gran problema para este modelo, precisamente, el que planteaban los padres gallegos que quieren que sus hijos aprendan en castellano (también hay un movimiento similar en Cataluña), pues no ven utilidad en la otra lengua cooficial. Este es, la clave para que funcione un sistema trilingüe o no.

 Extraido de un artículo de El Pais:

En tres idiomas mejor que en dos


Educación multilingüe

La profesora de la Universidad de Bruselas Alex Housen admite que hay muchos factores que deben jugar para que funcione un sistema multilingüe, pero pone un ejemplo que viene funcionando “desde hace más de un siglo”, el de Luxemburgo, país con tres lenguas oficiales: luxemburgués, alemán y francés. En él, los niños aprenden en luxemburgués en la escuela infantil y en la mayor parte de la escuela primaria (de los 6 a los 12 años). En esta etapa, el alemán es una asignatura desde primero y en el último curso empieza la transición desde el luxemburgués a este idioma. El francés se introduce como materia a los 10 años. En secundaria, las clases se dan en alemán los primeros cursos y luego en francés.

“Entiendo que puede ser un poco contradictorio, pues en el mundo de hoy, si lo que queremos es educar a nuestros hijos para comunicarse, lo lógico es querer que aprendan la lengua mayoritaria”, asegura el profesor de Ingeniería Lingüística de la Politécnica de Madrid Jesús Cardeñosa. “Pero lo cierto es que multitud de estudios aseguran que lo mejor es escolarizar a los niños hasta los 10 años en el idioma que se habla en su casa. Y, a partir de ahí, una vez ha madurado intelectualmente, ya pueden empezar con las lenguas que sean”, lo mismo para un niño quechua en Perú, que para un castellanohablante en Cataluña, añade. “Si en la casa conviven los dos idiomas, cualquiera de los dos vale para los primeros años de escuela, si no, no”, insiste.

“Si la segunda lengua se usa solo puntualmente en la escuela sin que haya oportunidades o necesidad de usarla en la calle, el niño solo tendrá una motivación limitada para aprenderla y no la activará rápidamente. La educación bilingüe en Cataluña, País Vasco o Galicia funciona bien porque las dos lenguas son usadas en el territorio y los niños tienen oportunidades de practicarlas en muchas circunstancias. No debemos esperar un resultado tan optimista con la introducción de una tercera lengua ajena al territorio, como el inglés, a menos que los padres busquen ocasiones para aumentar la presencia de la tercera lengua fuera de clase”, dice Anna Solé. “Evidentemente, la introducción de la tercera lengua debería hacerse de manera en que no peligrasen los sistemas más exitosos, es decir, que la lengua principal de enseñanza debería seguir siendo la lengua del territorio”, añade en referencia a Cataluña, Galicia o País Vasco.

Extraido de un artículo de El Pais:

En tres idiomas mejor que en dos

Content and language integrated learning

Content and Language Integrated Learning (CLIL) involves teaching a curricular subject through the medium of a language other than that normally used. The subject can be entirely unrelated to language learning, such as P.E. , Arts & Craft or Sciece lessons being taught in English in a school in Spain. CLIL is taking place and has been found to be effective in all sectors of education from primary through to adult and higher education. Its success has been growing over the past 10 years and continues to do so.

Teachers working with CLIL are specialists in their own discipline rather than traditional language teachers. They are usually fluent speakers of the target language, bilingual or native speakers. In many institutions language teachers work in partnership with other departments to offer CLIL in various subjects. The key issue is that the learner is gaining new knowledge about the ‘non-language’ subject while encountering, using and learning the foreign language. The methodologies and approaches used are often linked to the subject area with the content leading the activities.

Benefits of CLIL

CLIL’s multi-faceted approach can offer a variety of benefits. It:

  • builds intercultural knowledge and understanding
  • develops intercultural communication skills
  • improves language competence and oral communication skills
  • develops multilingual interests and attitudes
  • provides opportunities to study content through different perspectives
  • allows learners more contact with the target language
  • does not require extra teaching hours
  • complements other subjects rather than competes with them
  • diversifies methods and forms of classroom practice
  • increases learners’ motivation and confidence in both the language and the subject being taught

Niveles de competencia lingüística

El Marco Común Europeo de Referencia para las Lenguas (MCER) establece una escala de 6 niveles comunes de referencia para la organización del aprendizaje de lenguas y su reconocimiento público.

En la edición española del Marco común europeo de referencia para las lenguas las lenguas (MCER) traducida por el Instituto Cervantes, se dividen de la siguiente forma:

NIVEL SUBNIVEL DESCRIPCION
A = Usuario Básico A1 (Plataforma) El usuario básico: A1 y A2. La persona capaz de comunicarse, en situaciones muy cotidianas, con expresiones de uso muy frecuente y utilizando vocabulario y gramática básica.
A2 (Acceso)
B = Usuario Independiente. B1 (Umbral) El usuario independiente: B1. Es capaz de desenvolverse en la mayor parte de las situaciones que pueden surgir durante un viaje por zonas donde se utiliza la lengua objeto de estudio.
B2 (Avanzado) El usuario independiente: B2. Puede relacionarse con hablantes nativos con un grado suficiente de fluidez y naturalidad, de modo que la comunicación se realice sin esfuerzo por parte de los interlocutores.
C = Usuario Competente C1 (Dominio Operativo Eficaz) El usuario competente: C1. “Dominio operativo adecuado”. Representa un nivel avanzado de competencia apropiado para tareas más complejas de trabajo y estudio. (Generalmente este nivel lo alcanzan personas con estudios académicos medios o superiores en su lengua materna)
C2 (Maestría) El usuario competente: C2. Aunque el nivel C2 se ha denominado «Maestría», no implica una competencia de hablante nativo o próxima a la de un nativo. Lo que pretende es caracterizar el grado de precisión, propiedad y facilidad en el uso de la lengua que tipifica el habla de los alumnos brillantes.

Portfolio

Es un documento personal promovido por el Consejo de Europa, en el que los que aprenden o han aprendido una lengua – ya sea en la escuela o fuera de ella – pueden registrar sus experiencias de aprendizaje de lenguas y culturas y reflexionar sobre ellas.

El Portfolio consta de 3 partes:

  • Pasaporte de Lenguas
    Lo actualiza regularmente el titular. Refleja lo que éste sabe hacer en distintas lenguas. Mediante el Cuadro de Auto evaluación, que describe las competencias por destrezas (hablar, leer, escuchar, escribir), el titular puede reflexionar y autoevaluarse. También contiene información sobre diplomas obtenidos, cursos a los que ha asistido así como contactos relacionados con otras lenguas y culturas.
  • Biografía lingüística
    En ella se describen las experiencias del titular en cada una de las lenguas y está diseñada para servir de guía al aprendiz a la hora de planificar y evaluar su progreso.
  • Dossier
    Contiene ejemplos de trabajos personales para ilustrar las capacidades y conocimientos lingüísticos. (Certificados, diplomas, trabajos escritos, proyectos, grabaciones en audio, vídeo, presentaciones, etc.)

¿Para qué sirve el Portfolio?

  • Para animar a todos a aprender más lenguas, cada uno dentro de sus capacidades, y a continuar aprendiéndolas a lo largo de toda la vida.
  • Para facilitar la movilidad en Europa, mediante una descripción clara y reconocible internacionalmente de las competencias lingüísticas.
  • Para favorecer el entendimiento y la tolerancia entre los ciudadanos de Europa, mediante el conocimiento de otras lenguas y culturas.

Aprenentatge integrat de Continguts i Llengües Estrangeres (AICLE, CLIL)

L’Aprenentatge integrat de Continguts i Llengües Estrangeres (AICLE; en anglès Content Language Integrated LearningCLIL) és un corrent de la lingüística aplicada que propugna que als contextos escolars existeix un major èxit en l’aprenentatge de les llengües estrangeres a quan es fan servir aquestes llengües per ensenyar matèries comunes com la història o les ciències, que per mitjà dels currículums funcionals que tracten aquestes llengües com a assignatures independents.

El terme s’utilitza per descriure qualsevol situació educativa en la qual s’utilitza una llengua addicional (segona/ estrangera) per a l’ensenyament i aprenentatge de matèries diferents de la mateixa llengua en qüestió. Actualment, però, el terme AICLE inclou més d’una dotzena d’enfocaments educatius (ex: immersió, educació bilingüe, educació multilingüe, intercanvi d’estudiants, etc.). AICLE sintetitza i proporciona una via flexible per aplicar els coneixements apresos a partir d’aquests enfocaments. Aquesta flexibilitat es fa evident especialment en la quantitat de temps esmerçat per a ensenyar o aprendre a través d’una segona llengua o llengua estrangera.

(Extret de la Vikipèdia)